8 de abril de 2009

comun denominador

Vuelve Aguirre, aquel salvador que nos llevo al mundial en una de las peores eliminatorias de México en la historia que en ese entonces estaba a cargo del timonel tricolor “Ojitos Neza” y fue precisamente Aguirre quien llegara a sustituirlo para que después de una victoria en territorio jamaicano enfilara a la selección al mundial donde posteriormente se perdería contra estados unidos en octavos de final y ese cuento horrible ya todos lo conocemos. Han pasado muchos directores técnicos y todos en alguna forma han fracasado no me llega a la mente un director técnico que con la mano en la cintura pueda decir yo triunfe con la selección, entonces son los técnicos el problema o aquellos directivos malignos como no los pintan los medios, los directos culpables que México no pueda pasar de octavos de final en un mundial y su único orgullo es ganarle a sus iguales de CONCAF (perdón ya ni eso), al fin de cuentas “los que juegan son los jugadores” así de estúpido como suena, se nos ha olvidado eso o por qué carajo nunca se les culpa a ellos siempre el pinche técnico los medios.los directivos pero al final lo perdedores y de mentalidad mediocre son los jugadores. Póngales un pinche psicólogo y dígales que jugar con México es un honor y que se rompan la madre en la cancha no solo corriendo como idiotas si no jugando buen futbol que es su único trabajo, no se les pide que cambien al mundo o que solucionen la crisis mundial se les pide que juegan bien y que ganen que al fin y al cabo se les paga más que bien por hacer, un ingeniero un abogado un doctor todos estos personajes se partieron la madre estudiando y se prepararon y se esforzaron créanme mucho más que un jugador de futbol y ganan más se les trata mejor son dioses en México, la respuesta es obvia entonces por qué estos personajes no juegan con talento que al fin y al cabo por eso están ahí en una cancha de futbol y no en una fábrica y no tuvieron necesidad de prepararse tanto como un profesionista que cada vez se las ve más difícil en un mundo que paga mal. Basta de escusas basta de repartir culpas sean maduros por dios hagan lo que deben hacer y no vuelvan con su pinche jeta de “tenemos que seguir trabajando” que es el colmo que la única cosa que hacen no la hagan bien.